Ronaldo y el Gol de Casemiro

Cerró la jornada del domingo en la Liga española la victoria del Real Madrid sobre la UD Las Palmas, en la que se comenzó viendo que ambos equipos atraviesan problemas de juego y confianza y se terminó con el ganador dejando sensacionesesperanzadoras una vez abrió el marcador un cabezazo de Carlos Casemiro. De la dinámica de juego de los blancos viene destacándose muy poco y sus segundos 45 minutos en el Bernabéu, ante los hombres de Ayestarán, dieron para destacar la iniciativa sin la que arrancó y que fue suficiente para desmontar a su rival, que apenas pareció tener un plan de ataque consecuente a su pasividad defensiva.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
De entrada un cambio muy importante: Zinedine Zidane dejó a un lado el 4-3-1-2 y ocupó las bandas en 4-4-2, con Isco y Asensio en las mismas. A pesar de no presentar actividad ni ritmo en las decisiones ni en las combinaciones, las rutas ofensivas permitieron, en el inicio de las jugadas, posicionarse y aclarar desde la simplificación los problemas de inspiración individual y organización colectiva del sistema actual. Así, la movilidad de los puntas para crear el triángulo en las bandas podría repartir de manera sencilla y llevadera los espacios y la posterior profundidad. El caso es que lo que ocurrió en los primeros 40 minutos no sirvió para aprobarlo.

El Madrid atacó por parejas pero todo se volvió muy rígido, en parte por la poca iniciativa generada por la falta de confianza en cada gesto y en cada ofrecimiento. De nuevo, Isco fue el primero en ofrecerse, tomar la decisión e involucrar con la misma a que el receptor intentara lo mismo, pero a su alrededor sólo Cristiano estuvo a la altura, y el portugués no estaba cerca, pues fue cayendo a la derecha para dinamizar un ataque que por dicho lado, con Nacho y Asensio, no tuvo presencia. En izquierda, por ello, Isco estuvo sin socios, pues Marcelo y Karim andan incómodos con el juego.

Enfrente, la UD Las Palmas pudo encontrar utilidad a un plan excesivamente previsible y limitado. Los de Ayestarán se cerraron con dos líneas de cuatro nunca movidas ni desbordadas. De nuevo, el oponente del Madrid no tuvo que defender activamente demasiadas zonas del campo, pues sólo el centro lateral mantuvo regularidad. Los apoyos de Calleri y las conducciones de Vitolo hicieron por sumar en cada rechazo, pero la igualdad entre ambos equipos, en cuanto a escasez, fue evidente. Tras el gol de Casemiro sí pudo soltarse el Madrid.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Sobre todo por la activación de Cristiano Ronaldo de todos los carriles y a varias alturas. El luso se fue encontrando cómodo y fue suministrado con regularidad. Las Palmas, que permitía recibir a cada jugador blanco, con poca agresividad en las marcas, dejó entrar en juego a los atacantes merengues, que podían intercambiar posición, más sueltos con la victoria del brazo. Ronaldo, en izquierda y en derecha, fue el jugador que comenzó a dar coherencia al ataque de los suyos, que sí pareció, en esa segunda mitad, lo que se presume de su futuro nivel.