Un poderoso Valencia

El Real Madrid obtuvo una nueva victoria agónica en su lucha por la Liga ante uno de los mejores visitantes que ha visto a lo largo de esta temporada el Santiago Bernabéu. El Valencia de Voro, provisto de un orden eficaz, protegido por la inspiración de sus dos centrales y aliñado por un doble pivote de pura técnica y control como el conformado por Parejo y Soler, puso las cosas muy complicadas a un colíder cuyo principal aval derivó de la superioridad rítmica que muestra semana a semana. No se recuerda un equipo participante en el Mundial de Clubes que llegase tan, tan fresco al mes de mayo.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
En cualquier caso y pese al apuro, los de Zidane llevaron la iniciativa durante la mayor parte del envite. El sostén físico, táctico, anímico y creativo que significan Carvajal y Marcelo les facilitaba la presencia en campo rival y cierta continuidad ofensiva, y desde estas, surgieron dos centrocampistas para aportar el cambio de velocidad: Modric y Rodríguez, que ocuparon la banda derecha y la izquierda del 4-4-2 que formaron los blancos a imagen y semejanza de la rectificación acometida en la vuelta contra el Bayern cuando Lahm, Robben, Alaba y Ribéry estaban castigando en exceso la estrechez de su dibujo. Luka era el más desequilibrante con el balón en sus pies y James, el que más ventajas creó a partir de sus movimientos.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Dicho esto, Mangala y Garay se impusieron a Benzema y Cristiano reduciendo mucho el peligro de los locales aun considerando el alto volumen de su ataque, lo cual dio soporte a Soler y Parejo para que administraran los ritmos y jugasen con la posible ansiedad de quien necesitaba los puntos. El canterano fue de menos a más porque vio tanto interés potencial en las transiciones rápidas que precipitó algunas salidas simplificando el trabajo de Casemiro, mientras que el más veterano, como acostumbra contra los grandes, exhibió esa categoría tanto técnica como intelectual que tanto daño hace a los gigantes. Cabe señalar que, en cuanto el gran Parejo condicionaba las posesiones chés, a Casemiro se le volvía a ver muy abandonado en su zona de mediocentros. La presión de Kroos y Modric volvió a ser tan obvia como poco eficaz. Por fortuna para Keylor, Sergio Ramos, aunque anduvo irregular, dominó su propia área con acierto y el atento Nacho Fernández dominó los espacios abiertos con esa rapidez que le convierte en un central notable para choques como el de ayer.
De todos modos, lo que marca la diferencia en favor del colíder, como se anunció, es su ritmo. Si hace siete días zarandeó a todo un Barcelona jugando un cuarto de hora en 10 contra 11, ayer encajó gol en el minuto 82 y se desató una tormenta que hizo que en un suspiro existiera más sensación de desborde que en lo que había ocurrido antes. Por supuesto Marcelo y Carvajal fueron claves en ello, así como la movilidad de Asensio y la hiperactividad de Morata, aunque parece que, en estos momentos de explosión, tanto hay de fútbol o superioridad física como de pura fe. Si se puede elegir un segundo para marcar el tanto que haga que los de Zidane caigan, hay que seguir el ejemplo de Messi y escoger justo el último. Sólo así dejan de creer.

Umtiti y su valentía

Durante más de una década -desde 2005-, en la etapa más gloriosa del Fútbol Club Barcelona, la defensa ha estado compuesta por tres parejas de centrales que ya son parte tanto de la historia del club como de las señas de identidad de cada equipo del que formaron parte. Primero Rafa Márquez y Carles Puyol. Más tarde, Gerard Piqué y el propio Carles Puyol. Y por último, el mismo Gerard Piqué y Javier Mascherano. Entre todos ellos había dos denominadores comunes. El primero es que la salida de balón, el primer pase, era labor del central diestro, tanto por su calidad técnica como por compartir sector con Alves, Xavi y Messi. El segundo es que el central zurdo complementaba como corrector con tal de garantizar velocidad y respuesta ante espacios abiertos.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
En ese sentido, tanto Puyol como Mascherano jugaban en la izquierda siendo diestros, un aspecto tomado como secundario. Sin embargo, en los últimos años el Barcelona ha apostado por perfiles algo más mixtos, que pudieran tener un punto de velocidad en el retorno y que pudieran activar una salida desde la izquierda de manera natural, con su pierna zurda -Mathieu, Vermaelen-. Para confirmar esa búsqueda, el Barça fichó a Samuel Umtiti, un tipo de central que viene respondiendo con varios argumentos diferentes a la pregunta de qué papel representa en esta zaga barcelonista. Porque de entrada y teniendo en cuenta su exuberancia física, el primer encaje parecía ir encaminado hacia el papel de marcador, el de referencia en el juego aéreo y la anticipación.

Hoy eso es sólo el principio. Perdidas las figuras del interior de posesión y también la del extraordinario Dani Alves, la salida de balón del Barça ha ido perdiendo calidad y automatismos. Ante la dificultad, los culés han salido del paso con la calidad de sus futbolistas, empezando por Marc-Andre ter Stegen, siguiendo por Piqué, y también, una vez se asentó como titular, con la pierna zurda del francés ex del Lyon. un argumento per se para pasar de un campo a otro con el balón controlado y a poder ser con cierta ventaja para el receptor, que no es sino la esencia de una salida de balón protagonista.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Desde la búsqueda de soluciones, y tras la explosión de Neymar como generador de juego, recibiendo más balones que nadie, Umtiti ha pasado a ser alguien de quien esperar seguridad y valor desde que recibe. Su conexión para encontrar al extremo o al interior con el pase raso y su atrevida y potente arrancada en conducción mezclan bien ideas que están siempre presentes en el momento en el que un defensa tiene la pelota y su equipo, su club, sobreentiende que debe tratarse bien y ordenadamente el inicio del juego. Es difícil ver a Umtiti cometer errores en salida porque entre sus rasgos más características está una conciencia de mantener la pelota y no extralimitar sus funciones que sí le permitiría realizar una calidad mayor. Sin ser exquisito con el cuero, sabe cuándo y cómo forzar su técnica para no resultar escaso y sí valorado, algo fundamental a la hora de tomar decisiones.

Ronaldo y el Gol de Casemiro

Cerró la jornada del domingo en la Liga española la victoria del Real Madrid sobre la UD Las Palmas, en la que se comenzó viendo que ambos equipos atraviesan problemas de juego y confianza y se terminó con el ganador dejando sensacionesesperanzadoras una vez abrió el marcador un cabezazo de Carlos Casemiro. De la dinámica de juego de los blancos viene destacándose muy poco y sus segundos 45 minutos en el Bernabéu, ante los hombres de Ayestarán, dieron para destacar la iniciativa sin la que arrancó y que fue suficiente para desmontar a su rival, que apenas pareció tener un plan de ataque consecuente a su pasividad defensiva.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
De entrada un cambio muy importante: Zinedine Zidane dejó a un lado el 4-3-1-2 y ocupó las bandas en 4-4-2, con Isco y Asensio en las mismas. A pesar de no presentar actividad ni ritmo en las decisiones ni en las combinaciones, las rutas ofensivas permitieron, en el inicio de las jugadas, posicionarse y aclarar desde la simplificación los problemas de inspiración individual y organización colectiva del sistema actual. Así, la movilidad de los puntas para crear el triángulo en las bandas podría repartir de manera sencilla y llevadera los espacios y la posterior profundidad. El caso es que lo que ocurrió en los primeros 40 minutos no sirvió para aprobarlo.

El Madrid atacó por parejas pero todo se volvió muy rígido, en parte por la poca iniciativa generada por la falta de confianza en cada gesto y en cada ofrecimiento. De nuevo, Isco fue el primero en ofrecerse, tomar la decisión e involucrar con la misma a que el receptor intentara lo mismo, pero a su alrededor sólo Cristiano estuvo a la altura, y el portugués no estaba cerca, pues fue cayendo a la derecha para dinamizar un ataque que por dicho lado, con Nacho y Asensio, no tuvo presencia. En izquierda, por ello, Isco estuvo sin socios, pues Marcelo y Karim andan incómodos con el juego.

Enfrente, la UD Las Palmas pudo encontrar utilidad a un plan excesivamente previsible y limitado. Los de Ayestarán se cerraron con dos líneas de cuatro nunca movidas ni desbordadas. De nuevo, el oponente del Madrid no tuvo que defender activamente demasiadas zonas del campo, pues sólo el centro lateral mantuvo regularidad. Los apoyos de Calleri y las conducciones de Vitolo hicieron por sumar en cada rechazo, pero la igualdad entre ambos equipos, en cuanto a escasez, fue evidente. Tras el gol de Casemiro sí pudo soltarse el Madrid.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Sobre todo por la activación de Cristiano Ronaldo de todos los carriles y a varias alturas. El luso se fue encontrando cómodo y fue suministrado con regularidad. Las Palmas, que permitía recibir a cada jugador blanco, con poca agresividad en las marcas, dejó entrar en juego a los atacantes merengues, que podían intercambiar posición, más sueltos con la victoria del brazo. Ronaldo, en izquierda y en derecha, fue el jugador que comenzó a dar coherencia al ataque de los suyos, que sí pareció, en esa segunda mitad, lo que se presume de su futuro nivel.

La Revolucion de Lopetegui

Julen Lopetegui no ha parado de probar cosas desde que asumió el cargo hace poco más de un año. La poca competitividad que había demostrado España en los últimos dos grandes torneos, sumado a la falta de energía y electricidad que desprendía el equipo, insinuaba la necesidad de una revolución. Lo que sucedía es que ésta debía ser silenciosa. A fin cuentas, la base de futbolistas, el sistema y la idea de juego iban a ser muy parecidas, por lo que el margen para el nuevo seleccionador no era tan amplio como el público le exigía.

España debía parecer la misma sin serlo, y es precisamente esto lo que ha ha conseguido Julen gracias a Isco. Ambos, junto a Silva, han llevado a España a donde debía estar a 8 meses del Mundial.
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Ahora mismo Isco Alarcón es el gran mago del fútbol español, pero no tanto por lo que hace con el balón como por lo que hace con sus equipos. Isco los cambia y transforma. Los hace suyos y mejores. Genera ventajas y superioridades donde estos necesitan. Y lo que es mejor: esto lo consigue simplemente jugando. No hace falta más.

Ante Costa Rica, el malagueño comenzó en la izquierda pero se movió en todas direcciones buscando crear una línea de pase constante para Iniesta, Busquets, Thiago o quien fuese. En su caso, la posición sólo tiene una función defensiva. Y en el de David Silva, más de lo mismo. Su explosión goleadora con la Selección le ha ido acercando hasta una segunda punta ficticia que no para de darle rédito a Lopetegui, pues además de sumar una segunda referencia está demostrando un instinto nunca antes visto en el canario. Lee bien cada pase atrás, siempre está solo donde jamás nadie lo está y nunca se choca con un Morata que, por cierto, cuajó el partido que siempre se esperó de Diego Costa. Profundo y muy ancho en los desmarques, representó una amenaza constante hasta con el balón en los pies. Su brillante momento en la Premier, a poco que se mantenga -y parece que se va a mantener-, tendrá su eco en Rusia.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Como consecuencia de que en esta España Isco sea el cuarto centrocampista y David Silva el segundo delantero, los laterales los primeros extremos. Las bandas son completamente suyas. Más que nunca. No hay referencia que fije por fuera; pero siempre hay un futbolista cerca, lo que favorece en cantidad y calidad cada una de sus subidas. Que la primera ocasión de gol de España anoche fuera con Isco dando un tacón en derecha, Odriozola pisando línea de fondo, David Silva esperando en el punto de penalti y Jordi Alba cazando el rebote en la frontal resulta muy paradigmático. A fin de cuentas, la España de Lopetegui no será exactamente la de los centrocampistas, sino la de esa doble mediapunta a la que cuesta encasillar sobre el campo. Ésta ha sido su revolución silenciosa.
Odriozola pisó constantemente línea de fondo con peligro.