Un error que asumir (parte 2)

Al final son continuas evoluciones y respuestas a problemas planteados. 
En mi caso, y es algo que empiezo a ver en algunos equipos profesionales, trabajamos lo que llamamos ‘Plan B’. Cuando los equipos rivales en los reinicios de juego se emparejan 1×1 y es casi imposible hacerlo en corto, buscamos aclarados para dejar duelos 1×1 en última línea. 

Ejemplo: Yo busco fijar 2×2 a centrales rivales y enviar un hombre muy profundo (en reinicios no hay fuera de juego), así estiro al rival lo máximo posible. Dos medios hacen apoyos de emergencia cerca del area, llevando a sus dos mediocentros a mi área, ese espacio de repente lo ocupa el profundo que venía solo y recibe con muchos metros a su alrededor con un 5×4 ante última línea.
Toda propuesta tiene sus riesgos. Sacar largo a la 2ª jugada con tu línea defensiva achicando para captar el rechazo tiene el riesgo que ante no captación del mismo rival tiene mucho espacio para correr. 
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Ante lo que he expuesto, no hay un riesgo excesivamente grande a poco que el portero tenga un envío a media distancia decente. Tu equipo siempre tiene 5 jugadores juntitos tras balón y los jugadores de banda a una distancia relativamente corta para ayudar en caso de pérdida, ya estamos hablando de 7 jugadores. Y ojo, tu hablas de desorganización, pero no, tu equipo está organizado , siempre estás en la posición y distribución que tu ordenes, el que estará desorganizado es el rival que está a tu merced para igualar los 1×1. 

Después, profundizando un poco en este tipo de equipos que intentan construir para viajar juntos, es fundamental bajo mi punto de vista que tenga jugadores profundos que alarguen el equipo y haya la posibilidad de jugar a ‘Llegar’ a los espacios, por dos razones: 
1.- Si no estiras al equipo facilitas la reducción de los espacios por parte de la ultima linea rival, la presión rival es más exitosa y aumentan los riesgos de pérdida en campo propio. 
2.- Si cuando ante estas presiones altas para evitar tu salida, tu alternativa es jugar directo sobre una referencia, tu equipo está relativamente separado en anchura y si pierdes la 2ª jugada el rival tiene espacios para correr por dentro. Mientras que si tu alternativa al pase corto es jugar a ‘Llegar’ los espacios a la espalda de la línea defensiva presionante que está adelantada, el rival tiene que girarse y correr para atrás viendo tu equipo el juego de cara.
Sergio es una demostración clara de lo que puede influir el ¨run-run” de la grada. Sergio lleva más de 10 años en el primer equipo y cuando lo subían como tercer portero del filial, todo el mundo lo definía como un portero moderno, un portero que sabía jugar muy bien con los dos pies, algo que los porteros de aquella época (Pinto y Esteban) no dominaba. 
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Sin embargo varios fallos en los últimos años llevan al murmullo en Balaidos y por desgracia a veces a Sergio parece que le ha afectado. 

No sólo a Sergio, Casillas no es ningún virtuoso con el balón en los pies, pero la semana pasada vi en Fútbol Replay un Madrid Valencia del año de la liga ché y me llamó muchísimo la atención como gestionaba Casillas la presión valencianista, no daba un patadón para arriba sin sentido como en los últimos años, sino que jugaba con sentido y me sorprendió hasta lo bien que lo hacía